Un Juzgado de lo Mercantil de Barcelona acuerda la modificación de un convenio de acreedores aplicando la normativa Covid.

Una novedosa Sentencia dictada el 17 de marzo de 2021 por el Juzgado Mercantil 8 de Barcelona, ha acordado la modificación de un convenio de acreedores aplicando la regulación aprobada para hacer frente a la pandemia del COVID-19, en el ámbito de la Administración de Justicia.

Para contener los efectos nocivos que la pandemia pudiera provocar en los concursos de acreedores en tramitación, se aprobó el Decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia.

El mencionado marco legal permite a los deudores concursados presentar su propuesta de modificación del convenio hasta el 31 de diciembre de 2021, para evitar así un alud de incidentes concursales por incumplimientos de convenios y la posterior apertura de la fase de liquidación.

A tal efecto, la deudora, junto con la solicitud de modificación de la propuesta de convenio, debe acompañar una relación de los créditos concursales iniciales que estuvieran pendientes de pago y de aquellos que, habiendo sido devengados durante el periodo de cumplimiento del convenio no hubieran sido pagados. También es necesario aportar un nuevo plan de pagos, así como un plan de viabilidad que se adapte a las nuevas circunstancias de la deudora.

La Sentencia, pionera en este ámbito, considera que la propuesta de modificación se debe tramitar con arreglo a las mismas normas establecidas para la aprobación del convenio «originario» regulado en el Texto Refundido de la Ley Concursal (TRLC). Las mayorías del pasivo exigibles para la aceptación de la propuesta de modificación serán las mismas que las previstas para la aceptación de la propuesta del convenio originario, cualquiera que sea el contenido de la modificación.

Este aspecto es muy relevante para las sociedades que se encuentren en la fase de cumplimiento de convenio, puesto que permite a cualquier concursada modificar las condiciones de pago de la deuda “antigua” sin limitación alguna. Lógicamente en ningún caso la modificación, que será eficaz desde su aprobación judicial, podrá afectar a los créditos devengados o contraídos durante el periodo de cumplimiento del convenio «originario».

La novedosa normativa que permite la modificación de la propuesta de convenio ya se venía aplicando a los concursos en fase de convenio bajo el procedimiento del “reconvenio”, sin embargo, el nuevo texto regulatorio dota de certidumbre, eficiencia y seguridad jurídica al marco normativo para un despliegue ordenado del mismo.

Así, todos los intervinientes en el concurso de acreedores, esto es, el Juzgado, la concursada, la administración concursal y los acreedores, públicos y privados, tienen a su alcance una herramienta legal que garantiza una uniformidad y rigor en su aplicación, y cuyo objetivo primordial es reducir el número de sociedades que, tensionadas con la crisis económica que se avista,  se vean en la necesidad de solicitar la apertura de la liquidación por la imposibilidad manifiesta de cumplir los compromisos adquiridos en su convenio.